Menu Big Bang! News
Política Por los incidentes con trabajadores de la línea 60

El Gobierno decidió cambiar a la cúpula de la Gendarmería

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, confirmó esta mañana que habrá cambios en la cúpula de la Gendarmería nacional. Sería desplazado el comandante general, Enrique Zach. Su puesto lo ocuparía Gerardo Otero. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El Gobierno anunció hoy que realizará importantes cambios en la cúpula de la Gendarmería nacional. Aunque ya existían cruces entre el director de la fuerza y el Gobierno, la gota que rebalsó el vaso fue la represión a los choferes de la línea 60 sobre Panamericana.

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, confirmó que el Poder Ejecutivo realizará importantes cambios en la Gendarmería nacional: relevarían al comandante general, Enrique Zach, y en su lugar pondrían a Gerardo Otero, quien hasta el momento se desempeñaba como director de logística.

Aunque aún no trascendieron los motivos, tendría que ver con el despliegue de la fuerza de seguridad sobre la autopista Panamericana hace tres semanas, en medio del conflicto con los trabajadores de la línea 60, donde se actuó con balas de goma y hubo al menos una decena de heridos, según publicó el diario La Nación.

Enrique Zach, el actual comandante general de la Gendarmería nacional, que sería desplazado del cargo.

Pero los cruces entre Zach y el Gobierno no serían nuevos. En el Ejecutivo no habría conformidad con su trabajo. El comandante general arribó a la Gendarmería en 2012, en medio del tenso conflicto gremial por el que los gendarmes hicieron un importante paro. En ese entonces, se dijo que Zach había resuelto el problema.

“Hasta donde yo sé, esta situación refiere al episodio ocurrido con la línea 60", señaló Fernández. El subjefe de la fuerza de seguridad, José Pereyra, también sería apartado del cargo.

Según se supo, la relación entre el director saliente y el Otero, quien podría remplazarlo, no atravesaba su mejor momento, y en el último tiempo habían tenido varias diferencias, relacionados al manejo de la fuerza. Otero mantiene una buena relación con la ministra de Seguridad, Cecilia Rodríguez.

El operativo de Gendarmería donde se generó el conflicto ocurrió el 28 de julio pasado, en el marco de una protesta gremial llevada a cabo por los trabajadores de la línea 60 sobre la Panamericana, a la altura de la ruta 197. Mientras reclamaban la reincorporación de choferes despedidos, la fuerza de seguridad avanzó y disparó balas de goma.

En ese momento, Fernández había cuestionado a los manifestantes por arrojar piedras “en cantidades industriales” sobre la Gendarmería, y sostuvo que “se vieron muchas agresiones de los choferes hacia los gendarmes”.

Durante el año pasado, la Gendarmería también actuó en las protestas de los trabajadores de la autopartista Lear sobre la Panamericana, que también terminaron con incidentes. Inclusive, durante una de las protestas, uno de los gendarmes se arrojó sobre uno de los autos que conducían los manifestantes, para simular que era atropellado.