Menu Big Bang! News
Política Ballottage

El kamasutra electoral de Sandra Mendoza, ex de Capitanich

La diputada nacional recomendó a los votantes “pluralistas” tener relaciones sexuales tántricas para votar. Estos consejos se suman a una larga lista de excentricidades de todo tipo.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La inefable diputada Sandra Mendoza volvió a las andadas. Ex esposa del ex gobernador Jorge Capitanich y ex ministra de Salud de su provinciasaltó a la fama nacional cuando su marido le pidió la renuncia en su cargo para lanzarla a la banca en el Congreso de la Nación.

En ese momento, Mendoza tuvo un ataque de nervios, subió a su camioneta y chocó al menos 6 autos estacionados para terminar contra una pared. Así fue como Argentina conoció su temperamento y sus ocurrencias.

Ahora, Mendoza tiene una receta infalible para encarar el ballottage del próximo domingo: propone hacer el amor. En sus cuentas de Facebook y Twitter, certifica que votará a Daniel Scioli e invita a los “pluralistas” a “hacer el amor”. Además del ejercicio amatorio, la diputada chaqueña sabe cómo hacerlo. Recomienda tener relaciones sexuales tántricas, y las explica como “una disciplina oriental practicada desde hace cinco mil años”. Esta técnica hindú es practicada por el músico Sting, quien se considera capaz de tener sexo durante jornadas prolongadas que pueden durar hasta 5 horas.

Mendoza y sus recomendaciones: “Pluralista, andá a hacer el amor y listo”.

Hace un mes, Sandra Mendoza fue protagonista de una ácida discusión entre “compañeros”. En el programa “Intratables” se trenzó de mala manera con el periodista Diego Brancatelli. El panelista intentó defenderla ante las inquisiciones por las cifra de hambre en el Chaco pero antes de que pudiera pronunciar dos palabras juntas, la diputada lo cortó: “Yo me defiendo sola (...) a vos no te voy a poner un peso (...). Sos un misógino serial”.

Dueña de un temperamento fuerte y salidas ocurrentes, en 2014 Mendoza también se postuló para ir a bailar a “Bailando por un sueño”. Y sin dudas aportaría un enfoque novedoso al certamen de baile y comicidad comandado por Marcelo Tinelli. El desembarco bailable de la ex mujer de Capitanich no pudo concretarse. Al menos no por ahora. Cuando salió al aire para explicar la propuesta, lo primero que le dijo a una perpleja Mariana Fabbiani fue: “Sacá esas fotos feas. Ya tenés mi teléfono, te paso mi mail y te paso fotos más lindas”. 

Temperamental, ocurrente, militante, efusiva. Todas las definiciones para Sandra Mendoza valen. Y ahora hay que agregar un conocimiento del kamasutra a su lista de virtudes.