Menu Big Bang! News
Política "ingrato" y "traidor"

El kirchnerismo se enfiló detrás del castigo a Randazzo

Distintos integrantes del oficialismo criticaron al ministro de Interior y Transporte, tras su negativa a aceptar la orden de Cristina de ir como candidato a la gobernación bonaerense.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Es probable que por estas horas, el aún ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, esté sintiendo en carne propia la soledad del poder. Todos a su alrededor, menos sus íntimos, lo consideran un traidor y tratan de esquivarlo. En el kirchnerismo saben, de larga data, que nada bueno trae estar cerca de quien es considerado “afuera del espacio”. Por eso, varios dirigentes se dedicaron hoy a cuestionar en público a quien hasta hace horas, era “un compañero, un candidato, un gestor presidenciable”. La palabra que más repiten es “ingratitud” y le reprochan haber “dañado el proyecto” del Frente para la Victoria para seguir en el poder más allá de 2015.

Aníbal y Randazzo vienen del PJ bonaerense. Y hasta compartieron una partida de truco en el verano.

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, sostuvo que Randazzo pretendió condicionar a la mandataria al plantearle "que no hubiera kirchneristas puros" en la lista de su competidor en la interna presidencial del kirchnerismo, el gobernador bonaerense Daniel Scioli.

El funcionario resaltó que Randazzo "desistió de participar por la precandidatura a presidente y no quiso participar de la candidatura a gobernador", por lo cual confirmó que, en este último caso, hubiera sido único aspirante del oficialismo a la Provincia. 

Aníbal F. sostuvo que "no se le puede decir a alguien que lleve o no lleve candidatos más cercanos o menos cercanos al pensamiento de Néstor (Kirchner) y Cristina", además de subrayar sobre la reunión de Randazzo y la Presidenta, el último miércoles, que "eso fue lo expresado, no hubo otra discusión".

Sin embargo lo que Aníbal no cuenta, ni jamás contará, es que el lunes, durante una reunión que Randazzo mantuvo con Eduardo “Wado” de Pedro, en la que el secretario general le notificó la decisión de la jefa de correrlo de la pelea nacional para bajarlo a la Provincia, le cayó tan mal que de los gritos casi pasan a las manos.

Randazzo y Berni, charlan y se ríen mientras Diego Bossio, titular de la Ansses escucha.

Por su parte, el secretario de Seguridad y precandidato a gobernador bonaerense, Sergio Berni, afirmó que la Presidenta "tiene el cuero duro de tantas ingratitudes" y remarcó que Randazzo "le ha generado un daño" al proyecto político del oficialismo.

Si bien aclaró que el funcionario "todavía puede ser candidato a lo que quiera, a presidente, a gobernador o a consejero escolar", Berni advirtió que "se vuelve de cualquier lugar menos del ridículo".

En tanto, el intendente de La Matanza y precandidato a gobernador bonaerense, Fernando Espinoza, dijo haberse tomado "muy mal" la decisión de Randazzo. El jefe comunal reveló, en declaraciones a radio Diez, que la Presidenta le dijo a Randazzo en la reunión que mantuvieron que "ya se había tomado la decisión" del binomio Scioli-Zannini y le pidió que "se presentara con otra fórmula".

Espinoza y Randazzo se estrechan las manos peronistas ante la atenta mirada del titular de Diputados, Julián Domínguez.

A su turno, el vicegobernador bonaerense, Gabriel Mariotto, le reclamó a Randazzo "morigerar los egos", al recordar el "apotegma" peronista que reza "primero la Patria, después el movimiento, último los hombres".

Gabriel Mariotto, otro bonaerense y peronista, también se encolumnó para criticar a Randazzo.

Son muchos los que se anotan para vaticinarle un futuro fuera del Gabinete a la brevedad. Otros cuentan viejas historias: “¿Y cuándo Randazzo operó, siendo ministro de Felipe Solá, para que Néstor Kirchner lo desbanque a Duhalde en 2005? ¿Ahí no se indignó porque estaban cagando al que había sido su jefe? Lo que importa es el proyecto y la disputa del poder. No las personas”, señalan en los pasillos de la Casa Rosada.