Menu Big Bang! News
Política Pablo Barreiro, estrecho colaborador

Extraña renuncia de uno de los secretarios privados de Cristina

Tras cinco años acompañando a la presidenta como secretario, Pablo Barreiro decidió renunciar. Fue comunicado en el Boletín Oficial. Acompañó a la mandataria en viajes y le administraba las redes sociales. Se desconocen los motivos del alejamiento.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Pablo Barreiro se sumó al grupo selecto de secretarios de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en enero de 2010. Desde entonces, se ocupó de manejarle la agenda y cargar con los apuntes que realiza la jefa de Estado en sus viajes y actos. Pero además, le manejó su cuenta de Twitter.

Barreiro es un joven de 31 años nacido en El Calafate. Allí, su padre, Ricardo Barreiro, trabajó como contador y se dedicó al negocio de la hotelería junto a su hijo. Levantaron un hotel en la localidad de Los Antiguos, en Santa Cruz. Además, montaron una empresa para abrir un restaurante.

Además, Barrerio era quien administraba el correo electrónico que llegaba a la oficina presidencial.

El secretario privado le administraba los correos, apuntes, agenda y redes sociales.

Barreiro es fanático de Los Redonditos de Ricota, la legendaria banda de rock nacional. Inclusive, se pudo dar el gusto de sacarse una foto con el Indio Solari, el ex cantante de la banda. 

Los Barreiro son viejos conocidos para la presidenta. Durante los años noventa, Barreiro padre fue encargado de la residencia de la gobernación en El Calafate. Luego, fue secretario privado del presidente Néstor Kirchner. Antes, además, había sido jardinero de la familia presidencial.

Tras la renuncia, en el Boletín Oficial el Poder Ejecutivo publicó: “Acéptase, a partir del 8 de junio de 2015, la renuncia presentada por el señor Pablo Erasmo Barreiro (D.N.I. N° 30.422.135) al cargo de Secretario Adjunto de la Presidenta de la Nación”. 

Por ahora, se desconocen los motivos de su renuncia y si, finalmente, recaerá en otro organismo público o se dedicará a la actividad privada.