Menu Big Bang! News
Política Maten al pajarito

Jihadistas amenazan al creador de Twitter

El EI le declaró la guerra a Jack Dorsey y sus empleados por cerrar cuentas de sus simpatizantes.  

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Ante la azorada e incrédula mirada del mundo, las ejecuciones, ataques y amenazas de los seguidores de Estado Islámico (ISIS) se multiplican. Ahora le mira está puesta en el fundador de Twitter, Jack Dorsey, y los empleados de esa compañía,  por cerrar las cuentas en la red social vinculadas al grupo terrorista.

"Ustedes empezaron esta guerra perdida, nosotros les dijimos desde el principio que no es su guerra pero no entendieron y cerraron nuestras cuentas; volveremos, pero cuando nuestros leones solitarios silencien su respiración, ustedes no volverán."

Otro mensaje a Dorsey dice: "¿cómo protegerás a tus empleados miserables, Jack, cuando sus cuellos se conviertan en el objetivo oficial de los soldados y seguidores de ISIS, qué les dirás a sus familias e hijos, y a todos involucrados en esta guerra perdida?”.

Un vocero de Twitter dijo a CNN que su equipo de seguridad "investiga la veracidad de las amenazas con las autoridades policiales relevantes".

Más allá de la amenaza muchos analistas y hasta legisladores norteamericanos plantean que las cyberempresas cancelen los mensajes en la web del ISIS para no actuar como caja de resonancia de sus acciones.Las redes sociales son uno de los principales canales que utilizan los terroristas del Estado Islámico para difundir sus atentados, decapitaciones y demás salvajismos. Hace unos meses las cuentas eran totalmente libres y cualquiera podía observar fotografías y videos de yihadistas en Irak y Siria cortando las cabezas de sus víctimas y mostrándolas como si fueran trofeos.
Tanto Facebook, como Twitter y Google establecieron que no serían los canales mediante los cuales los terroristas divulgarían sus acciones. Decidieron evitar los links a algunos de los videos promocionales y suprimir las cuentas que convocaran a la lucha armada por el islam. Ahora, prometen no solo cyberguerra, como cuando hackearon cuentas del pentágono en enero, sino “guerra real”.