Menu Big Bang! News
Política Funcionario y candidato

La conflictiva historia de Regazzoni, el titular del PAMI que quiere ser intendente

Maneja la obra social que atiende a 5 millones y medio de jubilados. Se define como peronista pero llegó al macrismo desde el partido de Ricardo López Murphy. Una historia de enfrentamientos y una obsesión: la intendencia de Almirante Brown.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Si no hubiera perdido la elección en Almirante Brown por 15 puntos ante el scioli-kirchnerista Mariano Cascallares, Carlos Regazzoni no sería hoy el titular del PAMI que escandaliza a la oposición y atemoriza a los jubilados. 

Médico de 49 años, ex interventor en la obra social de los municipales porteños (OBSBA) y ex funcionario porteño, Regazzoni fue uno de los miembros del PRO que se lanzó a la aventura del conquistar un municipio clave del conurbano, pero tuvo bastante menos suerte que su vecino de Quilmes, el cocinero Martianino Molina.

El titular del PAMI es hijo del artista plástico, pintor y escultor del mismo nombre, un creador que vive de sus increíbles obras y de su restaurante, El Gatto Viejo, en Retiro.

Regazzoni es funcionario de Macri desde hace 10 años.

De pelo largo enrulado blanco y espeinado, con pintura y otros materiales de sus obras pegados a la ropa, Regazzoni padre afirma que los políticos "son (casi) todos chorros "y dice que el presidente Mauricio Macri no sabe hablar: "Nació para hacer, pero no sabe vender un paquete de churros", dijo en una entrevista con La Nación.

Su hijo en cambio, se formó en el peronismo, se crió en Longchamps y se sumó al PRO a través de RECREAR, el partido de Ricardo López Murphy.

Antes de llegar a ocupar el sillón principal de la obra social de los jubilados, Regazzoni debutó en la función pública en la ciudad de Buenos Aires de la mano del actual ministro de Educación de la Nación, Esteban Bullrich, entonces al frente de la cartera de Desarrollo Social.

Entrevistados por La Nación. El titular del PAMI a la derecha, el artista plástico a la izquierda.

Regazzoni ocupó el cargo de subsecretario, desde el cual se encargó de transferir el dinero de los planes sociales a las familias de menos recursos de la Ciudad. Entre 2009 y 2010 estuvo al frente de la Obra Social de la Ciudad de Buenos Aires (ObSBA), compartiendo la dirección con los sindicatos de trabajadores municipales.

En ese cargo, tuvo cortocircuitos con el inoxidable sindicalista municipal Amadeo Genta y se tuvo que ir en medio de un escándalo por haber designado 21 "asesores" a los que les pagaba un millón de pesos por año mientras la prestadora enfrentaba protestas por atraso en los pagos a médicos y falta de insumos.

El ahora titular del PAMI no sólo se enfrentó con los sindicatos, también mantuvo una relación tirante con el entonces ministro de Hacienda y actual intendente de Lanús, Néstor Grindetti, que lo cuestionaba por el excesivo gasto en estructuras burocráticas y la falta de gestión.

Regazzoni conoció a Esteban Bullrich en el partido de López Murphy y lo llevó al gobierno.

En 2011, el actual titular del PAMI regresó al gabinete de Macri bajo el ala de Bullrich, quien había mutado a ministro de Educación. Quedó a cargo de una subsecretaría creada especialmente para él, la de Gestión Económica Financiera y Administración de Recursos. Desde esa dependencia, se hizo famoso por aparecer de manera imprevista en una asamblea de sindicatos kirchneristas que destrozaban la política educativa de Macri para defenderla.

El poder central

Después de la derrota en Almirante Brown, Mauricio Macri decidió nombrarlo al frente de la obra social de los jubilados, que venía de una gestión por demás cuestionada durante los años del kircherismo, la de Luciano De Cesare. 

Regazzoni, en Casa Rosada. Defendió el ajuste en el PAMI.

Regazzoni arribó al tercer piso del edificio del PAMI en la avenida Corrientes 655 rodeado de funcionarios del gobierno porteño, punteros ligados a Gerónimo "Momo" Venegas y abogados formados en universidades privadas. Sin embargo, su gran objetivo -más allá de cualquier auditoría o recorte presupuestario- siguió siendo el territorio de Almirante Brown.

El titular de la obra social de los jubilados sigue con un ojo en el municipio que no pudo ganar. La Unidad de Gestion Local que privilegia es la de Lanús -de la cual depende Almirante Brown- y se esfuerza por tener una presencia continua en el lugar.

Con el objetivo de sortear a la burocracia del PAMI que pudiera dificultar su tarea, Regazzoni multiplicó las secretarías que le reportan directamente y generó una instancia que pasa por encima de los gerentes y se ubica por debajo de subdirectores y coordianadores ejecutivos.

Entre las curiosidades de su gestión, está la designación de un ex militante kirchnerista como secretario de Relaciones Institucionales, el doctor Martín Voss, miembro de la Agrupación La Güemes, que se sumó a la Alianza Cambiemos. Y la de un militar al frente de la estratégica secretaría general Técnico Operativa, el licenciado Fernando Domínguez

Hasta que anunció el recorte en los medicamentos gratis, Regazzoni gozaba de prestigio mediático.

Pese a las dificultades que atraviesa el organismo a nivel prestacional, hasta la decisión de anunciar el recorte de los medicamentos gratis para los jubilados que tienen yates, aviones o autos de menos de 10 años de antigüedad, la gestión de Regazzoni gozaba de prestigio mediático. Las denuncias sobre las irregularidades que se cometieron durante la década kirchnerista le sobraban para ganar protagonismo. 

Aunque el gobierno sostiene que solamente 2500 personas serán afectadas por el recorte, los sindicatos del PAMI sostienen que son afiliados que representan un tercio de la población del Instituto que verán afectado un derecho adquirido. "Son personas que tienen edad avanzada y mayormente viven solos, teniendo más gastos vinculados a la dependencia y la fragilidad", dijeron a través de un comunicado.                     

En la obra social de los jubilados, afirman que el actual titular del PAMI no hizo más que reflotar un viejo proyecto de Ginés González García, el peronista -ex ministro y ex embajador de los Kirchner- que se esforzó por respaldarlo desde Chile.