Secciones
Actualidad caída

A tres meses del crimen: cómo vive Pity Álvarez en prisión

Según su abogado, el músico es hostigado en el penal y cuando lo visita su madre suele quedarse callado.

Cabizbajo, en silencio y aislado. Así pasa sus últimos días Cristian Pity Alvarez, el ex líder de Viejas Locas e Intoxicados que el 12 de julio mató de cuatro balazos a Cristian Díaz, un vecino del barrio Cardenal Samore, en Villa Lugano.


El músico sigue detenido en el Programa Prisma del Complejo Penitenciario Federal de Ezeiza Número 1. "Pasó cuatro días con fiebre y su madre no fue notificada de eso. Lo trasladaron del primer piso a planta baja, con otros internos. Y eso lo tiene mal, se aisló y casi no habla", dice su abogado, Claudio Calabressi.

Una de las últimas fotos de Cristian Alvarez.

Además contó que allí algunos presos comenzaron a hostigarlo. "Le piden cigarrillos, tarjetas de teléfono. El no está bien, necesita un tratamiento acorde a su enfermedad. Es un poliadicto desde hace treinta años. Con la madre habla todos los días y la recibe tres veces por semana, pero en general llora mucho y no quiere hablar del momento que está pasando".

También confirmó que el 21 de septiembre Pity volvió a tocar la guitarra, esta vez para los familiares de las visitas de Prisma, el sector del penal que contiene a los reclusos con problemas psiquiátricos. "Tocó tres canciones de Viejas Locas", dicen desde el entorno.


"Cuando su madre lo va a ver, suele quedarse callado", dice el abogado.

La canción que le dedicó a su padre, que murió de cáncer en 1997.

 

Los hechos

Un día después del crimen, Pity Álvarez se entregó junto a su abogado en Villa Lugano, luego de más de 24 horas prófugo acusado por el homicidio de un hombre cometido en la madrugada del jueves 12. Al ingresar a la comisaría, admitió: "Yo fui el que disparó, yo lo maté, era entre él y yo". El músico llegó cerca de las 7, luego de que ayer en horas de la mañana la Justicia ordenara su detención por el crimen de Cristian Díaz.

Llegó acompañado por su abogado Sebastián Queijeiro, quien en plena madrugada había adelantado que su cliente se entregaría en sede policial. Al ingresar en un auto, el músico confesó haber sido el asesino de Díaz. "Sí, yo fui el que disparé. No vengo a declarar, vengo a decir lo que pasó. Lo maté porque era entre él y yo, creo que cualquier animal haría lo mismo", dijo el músico ante los medios presentes en la puerta de la comisaría. 

El músico estuvo prófugo durante 24 horas.

Luego, explicó que Díaz no era su amigo y que el crimen no ocurrió por "un tema de drogas". "Él era un pibe que choreaba y no sé. No era un tema de drogas. No éramos amigos, nada que ver. Lo maté porque si no me iba a matar él", dio su versión de los hechos Álvarez, quien permaneció prófugo durante 24 horas, y que luego de dispararle cinco veces a Díaz en el barrio Samoré de Villa Lugano se dio a la fuga y descartó el arma con el que perpetró el crimen.

Tras el crimen, Pity se escapó en su auto hacia el boliche Pinar de Rocha, en zona oeste. El vehículo, un Volkswagen Polo color verde, fue hallado anoche en Ramos Mejía, a cien metros de ese local bailable. En su interior, la Policía bonaerense encontró envoltorios de pasta base, jeringas, 16 mil dólares y hasta un VHS. 

Temas

  • Pity Alvarez

Comentarios