Secciones
Política Jury

La tremenda historia del "fiscal represor" que seguirá en su cargo pese a las denuncias

Fernández Garello fue acusado hace un año de haber participado en varios hechos. Hoy se resolvió por mayoría que permanezca en su cargo en Mar del Plata.

Por Rafael Saralegui

Desde que en 1999 se reformó el Código Procesal Penal en la provincia de Buenos Aires, Fabián Uriel Fernández Garello, ocupa el puesto del fiscal general en el Departamento Judicial de Mar del Plata. Y seguirá ocupando ese cargo, pese a que fue acusado de haber sido agente de inteligencia de la Policía Bonaerense durante la dictadura militar por organismos de derechos humanos.


Hace un año, Fernández Garello fue acusado en un informe generado hace por  la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), de actuar como agente de inteligencia de la policía provincial durante la dictadura militar y participó en varios casos de secuestros y torturas de militantes políticos. Fernández Garello no había informado sus antecedentes cuando fue designado en el cargo.

Los miembros del Jury de la provincia de Buenos Aires, debían votar hoy por el inicio del juicio político contra el funcionario, que detenta un cargo de enorme poder, ya que es el superior de todos los fiscales de primera instancia que actúan en el departamento judicial de Mar del Plata.

Sin embargo, en el comienzo del Jury los integrantes del tribunal político resolvieron por 6 votos a 2, que permanezca en su cargo y no se le inicie el proceso que hubiera derivado en su destitución. La acusación fue archivada por mayoría.

Hace un año, la CPM, presidida entonces por el premio Nobel Adolfo Pérez Esquivel, pidió la renuncia del fiscal general y elevó los antecedentes del funcionario a las máximas autoridades judiciales de la provincia de Buenos Aires, con el fin de que se resolviera si podía permanecer en su cargo.

Los antecedentes de Fernández Garello como integrante de la Delegación San Martín de la Dirección de Inteligencia de la Policía de la Provincia de Buenos Aires (DIPBA) durante la dictadura surgieron a partir de pedidos de de informes en causa judiciales en trámite por delitos de lesa humanidad.

 

Esta mañana, un rato antes del comienzo de la audiencia en la Legislatura platense, Pérez Esquivel dijo “no puede ser que una persona que estuvo en funciones durante la dictadura sea fiscal general”.

La CPM es la depositaria de todos los archivos de la DIPBA desde su disolución y remite información a los juzgados que lo requieren por causas en trámite sobre crímenes cometidos por represores durante la dictadura. Así fue como desde el juzgado federal de San Martín se pidió información sobre la actuación de la DIPBA en San Martín.

“Participó en acciones directas, secuestros y torturas, en el caso de tres militantes del Partido Comunista. Aparece su nombre en un acta”, dijo en su momento el secretario general de la CPM, Roberto Cipriano García.

Fernández Garello es fiscal general desde 1999. 

"Fernández Garello integra esa delegación por lo menos hasta 1982. Esto está documentado, no es una elucubración nuestra, son los propios documentos de la Policía Bonaerense", aseguró Cipriano García y añadió que en esos documentos "se acredita su participación en 17 hechos de espionaje político y gremial".

Entre esos hechos, aparece su participación en una reunión de Madres de Plaza de Mayo con el Episcopado "donde el informe de quien está presente en esa reunión es el del actual fiscal general". El informe sostiene que su nombre aparece en documentos vinculados a espionaje hasta en reuniones de cooperadoras escolares y de asociaciones sindicales.

El secuestro de los tres militantes comunistas ocurrió en 1981 y al año siguiente, uno de los tres fue secuestrado de nuevo. En los dos casos hubo torturas a los secuestrados, que luego fueron derivados a otros centros de detención. Ese caso es investigado en la justicia federal de San Isidro y el fiscal federal de ese distrito Fernando Domínguez pidió que su colega marplatense fuera investigado por privación ilegal de la libertad y torturas.

“Quien desempeña el rol de fiscal debe tener una condición ética, moral, y un desempeño y antecedentes que no pueden ser incompatibles con la democracia. La permanencia de funcionarios marcados por estos delitos genera mucha sospecha sobre la justicia y atenta contra la democratización del Poder Judicial”, dijo Sandra Raggio, integrante de la CPM, durante una conferencia de prensa en Mar del Plata, hace un año.

"Fernández Garello prestó servicio en la DIPPBA durante la dictadura militar y desarrolló actividades vinculadas con los objetivos operativos de la agencia, que era la persecución en el marco del terrorismo y el genocidio. Todo esto está acreditado por los mismos documentos de la Policía de la provincia de Buenos Aires", agregó Raggio.

Comentarios