Menu Big Bang! News
Actualidad

Venden la última manzana de Madero: era para una escuela, pero habrá torres

La manzana 1Q es la última de las 170 del barrio ideado por Carlos Grosso en los '90. Tiene 17.000 metros cuadrados y una valuación estimada en us$ 90 millones.  

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Tiene 17.000 metros cuadrados y cuesta US$ 90 millones. Está ubicada en el Dique 4, sector Este de Puerto Madero. Abarca el área que se extiende entre las calles Juana Manso, Emma de la Barra, Avenida de los Italianos y Trinidad Guevara.  

Es la Manzana 1Q, la última que queda disponible en el barrio de Puerto Madero. 

La última joya de la abuela que Horacio Rodríguez Larreta pondrá a la venta en busca de concretar uno de sus sueños más preciados: el Paseo del Bajo, financiado con un crédito de US$ 400 millones de la Corporación Andina de Fomento y con la venta de tierras públicas de la ciudad, que redundará en otros US$ 400 millones más para las arcas del gobierno porteño. 

En rojo, la manzana en venta

La manzana 1Q está integrada por tres fracciones, la parcela 2 hacia el Norte -que pertenece al Estado Nacional-, la parcela 1b sobre Avenida Juan Manso, que es propiedad de la Corporación Antiguo Puerto Madero S.A. y la parcela 1a, de la Universidad de Buenos Aires, donde funciona parte del campo de deportes del Colegio Nacional Buenos Aires.

Rodríguez Larreta habla sobre su proyecto más preciado. Macri y Vidal escuchan.

La venta de la última manzana libre de Puerto Madero superará este jueves en la Legislatura porteña un trámite decisivo. El proyecto 3882-J-2016 tiene por objeto autorizar el Paseo del Bajo en toda su extensión y otorgar la zonificación correspondiente para vender la Manzana IQ. Si el PRO consigue los 31 votos que necesita, será aprobado en segunda lectura de manera definitiva. 

Fuentes del gobierno porteño le dijeron a BigBang que en los terrenos que hoy pertenecen al Estado nacional y están ocupados por la Prefectura Nacional, se podrá construir hasta una altura de seis pisos. Pero en la parcela que pertenece a la Corporación Antiguo Puerto Madero S.A se podrá edificar torres de hasta 30 pisos.

Con la venta de esos terrenos, la Corporación estima que pueden recaudarse hasta 90 millones de dólares con los que se financiará el Parque Lineal, la zona verde de la autopista ribereña que además incluirá 1500 cocheras subterráneas. Así lo planteó uno de sus directivos en una reunión de la Comisión de Planeamiento Urbano de la Legislatura.

La ley que tratará el jueves la Legislatura no sólo cerrara un ciclo histórico de por lo menos dos décadas, que consolidó un barrio exclusivo de 170 hectáreas de espaldas al río. Además, dejará inconcluso uno de los objetivos que establecía el Plan Maestro de Puerto Madero. 

Es lo que denuncian sin ser escuchados desde el Observatorio del Derecho a la Ciudad, un grupo de profesionales que sigue con atención –y suele objetar– la política urbana del macrismo en Buenos Aires.

La manzana 1Q incluye de 3 parcelas que llegan a 17.000 metros cuadrados. 

El Observatorio recuerda la Ordenanza N° 51.675/1997, que otorgó la zonificación para el desarrollo de Puerto Madero. En su articulo 3 dispuso que debía afectarse "al uso Educación Pública una superficie de 10.000 (diez mil) metros cuadrados a ser localizado en una o más parcelas, sin que ello pueda constituir una merma a los espacios destinados al uso público".

Por ser un predio que incluye una parcela que pertenece al Estado nacional, su venta debería ser aprobada además por el Congreso de la Nación. Mauricio Macri debería enviar el proyecto para que sea tratado en las dos cámaras o firmar un decreto presidencial que la autorice.

"Estas parcelas que ahora se desafectan para construir torres estaban destinadas precisamente a la construcción de infraestructura escolar de acuerdo al Plan Maestro de Puerto Madero y por resultar ser la última parcela libre actualmente para cumplir con este fin", le dijo a BigBang Jonatan Baldiviezo, abogado y miembro del Observatorio del Derecho a la Ciudad.

Carlos Grosso, el intendente que ideó Puerto Madero. Hoy asesor del macrismo.

La venta de la manzana 1Q llega después de que la semana pasada la Legislatura aprobará la venta de las tierras del playón ferroviario que está detrás de Catalinas Norte. Allí, la Ciudad autorizará la construcción de torres de oficinas, tal como las que dan a Leandro N. Alem, y la Nación (dueña del predio) las venderá pero transferirá el dinero para la obra de la autopista.

"El Plan Maestro para Puerto Madero preveía la construcción de una escuela. No se especificaba cuál era la manzana, pero sí que había que destinar una hectárea para ese proyecto". El barrio que imagino el ex intendente Carlos Grosso -hoy asesor discreto del presidente Macri- está saturado de torres y tiene incluso tres parques públicos de alrededor de 20 hectáreas. Pero no incluye ninguna escuela pública.  

"Desde la Legislatura solo le estamos dando una zonificación adecuada a esos terrenos. Es la Corporacion Puerto Madero la que financia el proyecto de parque lineal, y lo hace de la misma forma que financio todos sus parques y su infraestructura, urbanizando lotes no utilizados", le dijo a BigBang el legislador del PRO Agustín Forchieri, presidente de la Comisión de Planeamiento Urbano. 

Aunque se trata de una ley de segunda lectura -y debe contar con 40 votos para ser aprobada- el macrismo ya descarta que tendrá los apoyos necesarios. Esperan contar con el respaldo del bloque peronista que responde a Víctor Santa María, el jefe del SUTERH y dueño de Página 12.

Santa María cuenta entre sus filas a Silvia Gottero, María Rosa Muiños y Claudio Heredia, quienes votaron la semana pasada el reverso de la ley que se tratará el jueves: el proyecto de Catalinas que necesitaba Larreta. 

Hay un elemento más que une a este sector del peronismo porteño con la manzan 1Q. La Corporación Puerto Madero tiene como presidente a Agustina Olivero Majdalani -la hija de la subdirectora de la SIDE que nació a la política en el PJ porteño- y como director ejecutivo a Juan Manuel Olmos, el ex hombre fuerte de Santa María en la Legislatura, hoy más cercano al massismo

Agustina Majdalani, la hija de la subdirectora de la SIDE y presidenta de la Corporación Puerto Madero.

Los detractores del proyecto sostienen que la venta de la manzana 1Q terminará beneficiando a los grandes desarrolladores inmobiliarios del barrio emblema que fue creado por el menemismo y tuvo su boom durante el kirchnerismo.

Desde la oposición, el legislador del Frente de Izquierda Marcelo Ramal denunció que "están entregando los últimos lotes de la Ciudad a los Irsa y Constantini para extender Puerto Madero hacia norte y sur. El destino de este lote era una escuela pública, y a pesar de que 11 mil chicos se quedaron sin vacantes el año pasado, se entrega a la especulación inmobiliaria" dijo. Entre los beneficiados además podrían aparecer dos miembros destacados de la familia de Cambiemos: los desarrolladores Angelo Calcaterra y Nicolás Caputo.

 

"Frente a la crisis habitacional que vive la ciudad, la Legislatura sigue ocupándose de expandir los negocios inmobiliarios pero no abre ninguna discusión tendiente a dar respuesta a las cuestiones habitaciones", afirma Valdiviezo.

BigBang consultó a los voceros de la Corporación Puerto Madero pero consideraron prematuro brindar una opinión sobre el tema, hasta que la Legislatura no apruebe la rezonificación. No precisaron cuánto vale el predio ni quiénes serán los oferentes que se presentaran para construir en la última manzana. Sólo hicieron una salvedad: Agustina Majdalani le dijo al diario Perfil en diciembre pasado que entre sus grandes anhelos estaba construir una escuela en el barrio.