Menu Big Bang! News
Mundo Polémica

Sacerdote suspendido por ser homosexual dice que el Vaticano está lleno de gays

Es un teélogo de 43 años. Fue suspendido en su cargo luego de haber revelado su elección sexual. Envió una carta al Papa Francisco en la que dice que el clero es homofóbico y que hacen vivir un infierno a los católicos gays en todo el mundo.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El sacerdote y teólogo polaco Krzysztof Charamsa, de 43 años, que fue suspendido en su cargo luego de haber revelado que era homosexual, envió una carta a las autoridades de la Iglesia en la que dijo que el Vaticano estaba lleno de gays.

Charamsa fue suspendido por tiempo indeterminado para el ejercicio del sacerdocio, luego de haber revelado que era gay y tenía novio, poco antes del sínodo de obispos.

Tras la suspensión, le envió una carta al papa Francisco este mes, en la que acusó a la Iglesia de convertir "en un infierno" la vida de millones de católicos gay en el mundo.

Charamsa envió una carta al Papa Francisco, pero nunca le respondió.

El cura criticó lo que llamó la hipocresía del Vaticano al prohibir a los sacerdotes homosexuales, incluso cuando, según dijo, el clero estaba "lleno de homosexuales", según informa la cadena británica BBC.

En su misiva, el sacerdote dice que después de un "largo y atormentado período de discernimiento y oración", había tomado la decisión de "rechazar públicamente la violencia de la Iglesia hacia las personas homosexuales, lesbianas, bisexuales, transexuales e intersexuales".

En el texto de la carta, de la cual envió una copia a la BBC, el teólogo, que se desempeñaba en la Congregación de la Fe hasta la suspensión, sostuvo que aunque el clero católico está "lleno de homosexuales", también es "frecuente y violentamente homofóbico".

Y pide a "todos los cardenales gay, obispos gay y sacerdotes gay (que) tengan el coraje de abandonar esta Iglesia insensible, injusta y brutal".

Afirma que ya no puede soportar "el odio homofóbico de la Iglesia, la exclusión, la marginalización y el estigma de personas como yo", cuyos "derechos humanos están negados" por la Iglesia.