Secciones
Drama social: la pobreza golpea a más del 40 por ciento de los chicos menores de 14 años
Actualidad

Drama social: la pobreza golpea a más del 40 por ciento de los chicos menores de 14 años

Además, el 8 % de los chicos del país es indigente. El dato surge del informe que publicó ayer el Indec. 

El duro informe del Indec que reveló un aumento de casi un dos por ciento reveló otra dramática situación: más del 40 por ciento de los chicos menores de 14 años son pobres, una cifra que refleja un incremento si se compara con la última Encuesta Permanente de Hogares (EPH), del segundo semestre de 2017, que había apuntado a que el 39,7 % de los menores de 14 eran pobres.


Se trata de una cifra alarmante. El 41,4 por ciento de los menores de entre 0 y 14 años se encuentran por debajo de la línea de la pobreza. De acuerdo al último informe publicado por el Indec ayer a la tarde, un 33,4 % son pobres no indigentes, mientras que un 8 por ciento se encuentran por debajo de la línea de indigencia.

En promedio, la cifra representa un aumento del 1,6 por ciento, el mismo incremento que hubo en términos generales en todas las franjas etarias y centros urbanos de todo el país, si se lo compara con el último informe sobre pobreza difundido por el Indec, del segundo semestre de 2017, publicado en marzo pasado.

Más del 40 % de los chicos son pobres.

El dato marca una grave situación, ya que se trata de la población más vulnerable, mucho más que los jubilados. De hecho, entre los mayores de 65 años la pobreza es del 6,9 %, mientras que las tasas de indigencia son mucho más bajas, del 0,8 %. Entre los jóvenes de 15 a 29 años la pobreza asciende al 32,9 %, mientras que la indigencia cae al 5,8. Entre los adultos de 30 a 64, la pobreza afecta al 23,2 % y la indigencia al 4 %.

Creció la pobreza: alcanzó al 27,3% de la población durante el primer semestre del año

Los datos de la pobreza y la indigencia entre los chicos de 0 a 14 años no solo son los más graves, sino que además son los que representan el panorama menos alentador, sobre todo si se tiene en cuenta que entre el nacimiento, la primera infancia y la adolescencia se produce el mayor desarrollo no solo físico, sino intelectual y emocional.

La pobreza, y mucho más la indigencia, permite suponer que, como mínimo, hay una condición de malnutrición y falta de acceso a la salud y la educación.

En 2017, la pobreza entre los 0 y los 14 años había caído un 2,8 por ciento entre el primero y el segundo semestre, cuando pasó del 42,5 por ciento al 39,7 por ciento.

En promedio, el Indec estimó que el 27,3 % de los argentinos es pobre.

El panorama de cara a los próximos meses no parece para nada alentador. En el informe que se conoció ayer sólo se incluyen datos de los primeros seis meses del año, donde si bien los vaivenes de la economía impulsados por la fuerte devaluación y la creciente inflación se hicieron sentir, no fueron tan graves como esperan los economistas de cara a la segunda etapa del año.

De hecho, el Observatorio de la Deuda Social de la UCA, que durante el kirchnerismo fue referencia para la oposición que cuestionaba las estadísticas oficiales, estimó que en el tercer trimestre del año la pobreza golpea a un 32 por ciento de la población, un 3,3 por ciento más que en el mismo período del año pasado.

Según el director de investigación del Observatorio de la Deuda Social, Agustín Salvia, en el primer trimestre de 2018 se marcó un cambio de tendencia, mientras que en el segundo trimestre se agravó y la expectativa es que de cara a los próximos meses la situación se agrave.

Temas

  • Argentina desigual
  • Indec
  • EPH

Comentarios