Secciones
Política Pacto con Irán

El juez que desestimó la denuncia de Nisman ahora deberá investigar a CFK

Ariel Lijo, quien en febrero del 2015 no tomó la presentación del fallecido fiscal por considerar que no estaba conectada con su investigación sobre el atentado a la AMIA, ahora deberá abrir la causa contra la ex presidenta.

Por

"Resulta notoria la diferencia existente con el objeto procesal de la causa que tramita este tribunal", había argumentado el 2 de febrero del 2015 el juez federal Ariel Lijo, quien ya trabajaba las irregularidades en la investigación inicial de la voladura el 18 de julio de 1994 de la AMIA, para desestimar la denuncia de Alberto Nisman contra Cristina Kirchner por el Pacto con Irán. Ahora, por sorteo, deberá llevar adelante la presentación del fallecido fiscal contra la por entonces presidenta por el supuesto "plan delictivo para para dotar de impunidad a los imputados iraníes acusados" por el atentado más sangriento de la historia argentina en el que murieron 85 personas.

El juez había declarado el 1 de junio del 2015 como testigo ante la por entonces fiscal Viviana Fein por la muerte el 18 de enero del 2015 del titular de la UFI-AMIA con el que se comunicó varias veces a partir de su denuncia: "No tenía más elementos para aportar que los que hizo públicos". Sin embargo, Nisman había aceptado concurrir el lunes siguiente al Congreso para explicar los motivos de su acusación. La muerte, aún extraña, dejó varias preguntas sin responder.

Ariel Lijo, a la izquierda; Daniel Rafecas, a la derecha.

Lo primero que deberá hacer Lijo será impulsar las 50 medidas de pruebas, entre éstas allanamientos, testimoniales y cruces de llamadas, solicitadas por el fiscal federal Gerardo Pollicita. Como sea, desde la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), desde ayer querellante, le confiaron a este medio que "da lo mismo quien sea el juez": "Lo importante es que Casación resolvió investigar".

La Sala I de la Cámara Federal de Casación Penal consideró fundamental la declaración el 21 de diciembre del 2015 como inconstitucional del Pacto con Irán y el audio del 2012 en el que el por entonces Canciller Héctor Timerman confesaba que "los iraníes pusieron la bomba" en 1994. También están acusados los líderes de La Cámpora, Andrés Larroque, de Quebracho, Fernando Esteche, y de Miles, Luis D'Elia.

Nisman también había denunciado a Timerman.

Por su parte, el diputado del PRO, Waldo Wolff, integrante de la comunidad judía, consideró que la resolución de Casación signficó el "triunfo de los que desean un país normal": "El kirchnerismo había logrado instalar la idea de que la denuncia de Nisman ya se había investigado, pero la Justicia no reabre sino que acepta iniciarla, por eso, hay que darle crédito al juez por más de que antes la desestimó".

El juez Bonadío lleva adelante una causa paralela.

El ex vicepresidente de la DAIA, además, analizó el contradictorio voto de la camarista Ana María Figueroa para aceptar la denuncia de Nisman: "Se pegó en los tobillos: hizo lugar a la presentación con los mismos argumentos tendenciosos por los que la desestimaron el fiscal Javier De Luca y el juez Daniel Rafecas".

Como sea, la presencia de la DAIA como querellante en la acusación de Nisman contra Cristina garantizaría el control de la comunidad judía sobre las pruebas recolectadas. Y, como si fuera poco, existe una causa muy similar. Es que el juez federal Claudio Bonadío investiga en paralelo la supuesta "traición a la Patria" de la ex presidenta por el Pacto con Irán. Dos delitos que "a la larga" podrían unificarse. Un conveniente "Plan B".

Temas

  • Ariel Lijo
  • Alberto Nisman
  • Cristina Kirchner
  • Viviana Fein
  • Gerardo Pollicita
  • Héctor Timerman
  • Andrés Larroque
  • Fernando Esteche
  • Luis D'Elia
  • Waldo Wolff
  • Ana María Figueroa
  • Javier De Luca
  • Daniel Rafecas
  • Claudio Bonadío
  • Pacto con Irán

Comentarios