Menu Big Bang! News
Show Conflictos sexuales en Gran Hermano

Desesperado, Mariano quiere ver un sexólogo en la casa

El jueves cumplen dos meses y los problemas aumentan. Mariano superó peleas con algunos compañeros; los días sin gimnasio; el recorte de alimentos por las pruebas fallidas; pero no soporta sus conflictos sexuales. “Se me ha achicado”, llegó a decir sobre su conflictos sexuales.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Los problemas a casi dos meses dentro de la casa de Gran Hermano cada vez más se vinculan al encierro: desde las peleas por los días con poca comida, hasta la falta de sexo con algunos de sus conflictos. En este marco, Mariano confesó a sus compañeros una preocupación extrema: asegura que está con problemas de erección. Y aseguró que quiere solicitar una visita de un sexólogo a la casa.

“Boludo, se me ha achicado la pi... Es la falta de uso… ¿No les pasa?”, preguntó.  “Voy a pedir un sexólogo acá, porque tengo muchas cosas que hablar. Mirá si lo trae, ahí le consultamos varios”, sumó sin tapujos. 

Incluso le preguntó María Paz qué opinaba al respecto. “¿Cómo ves si yo planteo en serio en el confesionario que tengo problemas de erecciones hace 50 días? Lo quiero plantear para que me traigan un terapeuta y yo pueda hablar”, le dijo. Francisco Delgado, al escucharlo, no se quedó callado. “No vende todo lo que estás diciendo, no vende para tu persona. Yo sé que lo estás diciendo en joda entre nosotros y está buenísimo. Ahora, si vos vas al confesionario y tirás esta problemática y la pasan en la televisión, muy posiblemente quedás mal…”, comenzó a decir.

Mariano, desesperado por sus conflictos sexuales.

 “Voy a pedir un sexólogo acá, porque tengo muchas cosas que hablar. Mirá si lo trae, ahí le consultamos varios.

Entre risas, Mariano enumeró sus problemas y reafirmó que no le molesta contar lo que le pasa. “El del billetazo, el del tapado, el de la pi... muerta. Con todos los quilombos que tengo afuera, éste no va a servir para resolver”, bromeó. 

Mariano ya superó varios conflictos: su abstinencia al gimnasio en horarios donde no está habilitado; su obsesión por tener ropa nueva; peleas y coqueteos fallidos con Belén. Ahora habrá que ver cómo termina este problema, con o sin final feliz.