Menu Big Bang! News
Policiales en entre ríos

Confirman el procesamiento del cura acusado de abusar de 50 seminaristas

Justo José Ilarraz habría cometido los delitos entre 1984 y 1992. Los jueces escribieron que "no logra entenderse la actitud asumida" por sus superiores, quienes guardaron silencio durante años.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La Justicia confirmó el procesamiento de Justo José Ilarraz, el cura acusado de abusar de al menos 50 seminaristas de 10 a 14 años entre 1984 y 1992. En un fallo unánime, los integrantes del tribunal de Apelaciones de Paraná decidieron así que avance el proceso por "promoción a la corrupción de menores agravada".

Ilarraz será juzgado por corrupción de menores.

La causa se inició en 2012 e incluye las declaraciones del arzobispo de Paraná, Juan Alberto Puiggari, y su predecesor, Estanislao Karlic. La investigación interna nunca fue elevada al Vaticano ni puesta en conocimiento de la justicia ordinaria.

Karlic junto al ex presidente Raúl Alfonsín.

el silencio

Del medio centenar de presuntas víctimas, siete ex seminaristas declararon haber sido abusados por Ilarraz. "Muchos son los afectados que en el silencio de sus reclamos, sean miedos propios o miedos a semejantes, quieren y hacen fuerza para desenmascarar a esta criatura humana, corrompedora de almas de gente humilde, creyente, trabajadora", habían escrito en una carta difundida el año pasado.

Las críticas de los jueces apuntaron también hacia arriba.

Ilarraz ejerció como prefecto de disciplina (una suerte de preceptor) en una escuela secundaria orientada al sacerdocio. Después de unas averiguaciones internas ordenadas por el propio Karlic, se concluyó que los abusos habían ocurrido. La sanción fue el destierro.

Luego del escándalo, se le exigió silencio.

Pero las víctimas que declararon lo hicieron bajo dos juramentos, decir la verdad y no contar nada a nadie. El caso quedó en el archivo secreto de la curia.

las críticas

Los jueces entrerrianos escribieron que "no logra entenderse la actitud asumida" por Karlic, "quien afirmó bajo juramento de decir verdad que Ilarraz le había pedido perdón por lo ocurrido" ni la de Puiggari, que "reconoció la existencia de los abusos a otros sacerdotes en una reunión".

Ilarraz admitió haber recibido una orden de Karlic: evitar todo contacto con menores. "Te pido que por ahora no tengas contacto con los seminaristas", fueron las palabras que confirmó el mismo procesado. También dijo que fue sometido a una pericia psicológica en Italia.

El tribunal criticó a la Iglesia como organización: "Amparándose en directivas superiores, guardaron silencio sobre los hechos tan aberrantes que se investigan".